Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

PARAUTA ACOGE UNA JORNADA SOBRE AVES CARROÑERAS Y GANADERÍA

Ayuntamiento de Parauta
Ayuntamiento de Parauta
Ayuntamiento de Parauta  • ayuntamiento@parauta.es  • 952 181 028

Ayuntamiento de Parauta

Parque Natural Sierra de las Nieves, Parauta, Serranía de Ronda, Málaga, Andalucía, España
Bosque de castaños
Parauta, Serranía de Ronda, Málaga, Andalucía, España
Ayuntamiento de Parauta
Ayuntamiento de Parauta  • ayuntamiento@parauta.es  • 952 181 028
Noticias

PARAUTA ACOGE UNA JORNADA SOBRE AVES CARROÑERAS Y GANADERÍA

     En el día de ayer el Camping Municipal Conejeras de Parauta acogió el taller de sensibilización ambiental “Aves carroñeras y ganadería”, una iniciativa organizada por la Diputación Provincial de Málaga con la colaboración del Ayuntamiento de Parauta y la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.
     Durante la mañana, tras la recepción de los participantes, se llevaron a cabo tres instructivas presentaciones: “Ganadería y aves carroñeras en la Serranía de Ronda”, que corrió a cargo de Juan Luis Muñoz, ornitólogo y director de la Oficina Comarcal Agraria en Ronda; “40 años conservando aves necrófagas en Málaga”, desarrollada por Consuela Atencia, miembro de Silvema Serranía de Ronda / FAADN; y “Plan de Conservación de aves necrófagas: actuaciones en la provincia de Málaga”, que fue impartida por Santiago Artacho, asesor técnico de geodiversidad y biodiversidad de la Junta de Andalucía. Tras el almuerzo, los asistentes realizaron una ruta ornitológica desde el área recreativa Quejigales al Muladar de la Sierra de las Nieves guiada por Álvaro Peral, integrante de Wild Andalucía.
     Juan Luis Muñoz, director de la Oficina Comarcal Agraria, en su ponencia hizo referencia a la gestión de los subproductos animales no destinados al consumo humano en las explotaciones de ganadería extensiva de la Serranía de Ronda. En esta línea, Muñoz recordó que desde 2012 los cadáveres de pequeños rumiantes (ganado ovino y caprino), siempre que hayan muerto de forma natural en explotaciones acogidas al programa de alimentación de aves necrófagas, pueden ser abandonados en el terreno. Respecto al ganado vacuno y a explotaciones intensivas, el ganadero está obligado por normativa europea a la retirada de los cadáveres y su traslado, bien a una incineradora o bien a uno de los tres comederos de aves carroñeras habilitados en la Serranía de Ronda, dependiendo de las circunstancias de cada caso.
     El director de la Oficina Comarcal Agraria indicó que, en resumen, el taller de sensibilización ambiental sirvió para tratar “esa interacción tan apasionante que existe entre la ganadería y las aves carroñeras, demostrando con datos objetivos el beneficio ambiental y económico que genera esta simbiosis tanto para las explotaciones ganaderas como para las poblaciones de aves necrófagas. Además, en un escenario de cambio climático y calentamiento global, estas aves están evitando la incineración de muchas toneladas de carne y, por tanto, la emisión de gran cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera”, subrayó Muñoz.
     En la jornada también se hizo un repaso del estado de los asentamientos y pasos migratorios de aves carroñeras en la Serranía de Ronda. En este sentido, Juan Luis Muñoz ha destacado el aumento de la población de buitre leonado, que ha incrementado considerablemente en las últimas décadas, y la situación de las colonias de buitre negro y buitre moteado ya que, aunque crían en otras zonas, se pueden observar individuos de estas especies en la Serranía de Ronda. En cuanto al quebrantahuesos, que se reproducía en la comarca hasta hace un siglo pero que desapareció del entorno por el uso de venenos y por la desafortunada acción de coleccionistas, sobre todo británicos, se han podido divisar algunos ejemplares procedentes del programa de reintroducción que la Junta de Andalucía puso en marcha en las Sierras de Cazorla y Segura, por lo que los expertos guardan la esperanza de que en un futuro llegue a fijarse una población estable en la Serranía de Ronda. En lo negativo, el alimoche sigue en peligro de extinción y este año sólo han criado dos parejas en la provincia de Málaga.